• Marta Godoy recibió las enseñanzas de su madre sobre cómo trabajar la totora.
  • La técnica que usa la artesana manifiesta que el trabajo comienza desde que se corta la totora.
  • Gracias al legado de su madre le permitieron conocer todas las técnicas de trenzado para la cestería.
Crédito fotografía: 
Cedidas
Marta Godoy es una de las artesanas más destacada de este arte cuyas técnicas heredó de su madre y que espera que no desaparezca. Sus trabajos también fueron destacados en el Museo Arqueológico de La Serena, siendo reconocido por miles de personas.

Marta Patricia Godoy  Castillo relata que en su familia se ha pasado de generación en generación un arte que pocos cultivan en la actualidad como es el trenzado de la totora.

Su madre Graciela Castillo hasta los 85 años cultivó este arte y que le dejó como un gran legado que ella busca rescatar y que se siga cultivando.

“Mi madre se murió el año 2016 a los 85 años y trabajó hasta sus últimos días. Ella aprendió de su abuelo a los 8 años. Al momento de su muerte era considerada la mejor artesana de totora del país. Trabajó por muchos años en Ovalle y luego se trasladó a La Serena, expuso en varias ciudades. Además, obtuvo el premio a mejor artesana regional, el premio a  la tradición en Concepción. Participó el año 1996 en la muestra internacional de artesanía realizada por la Pontifica Universidad Católica de Chile. Parte de sus obras en el año 2015 se fueron a la Expo Milán donde fueron exhibidas”. Así recuerda Marta el talento de su madre de quien aprendió todo lo que hoy sabe de este centenario arte del trenzado.

Marta Godoy afirma que desde pequeña le gustó este tipo de artesanía y con el correr de los años fui  aprendiendo las distintas técnicas que su madre le traspasó como un gran tesoro.

 “Cada obra tiene una gran cantidad de trabajo, pero la textura , la durabilidad y forma quedan muy bonitas”, Marta Godoy, artesana en totora

 “Trabajamos juntas con mi madre desde el año 92. Es un placer seguir con este patrimonio, aunque  lamentablemente  ninguno de mis hijos ha seguido con la tradición de la cestería de totora. Pero mi madre y yo le enseñamos a diferentes personas” .

En cuanto a la técnica que  usa  la artesana manifiesta que el trabajo comienza desde que se corta la totora.

“La técnica  va desde obtener la totora con el corte, el secado y almacenamiento. Luego que la totora está lista para ser trabajada, se sacan fibras más delgadas y se hace un cordón.  Debemos obtener muchos metros de cordón, estos se van entrelazando y se hace una  base, se amarra al molde y se hace la base del canasto. El molde le da la forma y se adornan con diferentes trenzas y se coloca la altura deseada  y luego se hace la terminación final. Cada obra tiene una gran cantidad de trabajo, pero la textura , la durabilidad y forma quedan muy bonitas”

La artesana en totora relata orgullosa que gracias al legado de su madre le permitieron conocer  todas las técnicas de trenzado para la cestería.

Godoy señala que su materia prima la obtiene de una  totora proveniente de una represa que está en Aguas Buenas en el camino de Ovalle.

 En cuanto al arte sostiene que en el último tiempo han surgido varias personas interesadas en practicarlo.

“Con mi madre hicimos clases a unas personas en Coquimbo, estas alumnas que teníamos están ahora ella haciendo clases. Este año realice un taller en Paihuano con mucho éxito y personas interesadas y el próximo año seguiremos perfeccionándonos a quienes se interesen”.

Marta Godoy espera que este arte se siga expandiendo y pueda seguir vigente en la cultura regional y nacional , para que se siga apreciando los hermosos trenzados de una técnica que pocos desarrollan. 1201

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X