¡Esta sí que es buena! Cuando TVN está a punto de capotar, todos sus “rostros” se acuerdan y aceptan a buenas y primeras sin ninguna objeción que el Fisco los apuntale con aportes de capital y así poder seguir manteniendo sus onerosos sueldos..., o sea aceptan sin chistar que son empleados públicos... Pero, resulta que cuando el mismo Fisco, en realidad los chilenos que son los que ponen el dinero para apuntalar a TVN, piden que se transparenten los sueldos de estos mismos rostros, resulta que ahora no les gusta ó no les conviene ser empleados públicos y aducen que no están obligados porque son trabajadores privados... Simplemente.... ¡Rostros de palo! Luis Enrique Soler Milla

 

 

 

X