• En concreto, se analizaron 30 muestras: 24 de leche blanca líquida con lactosa y seis de leche líquida blanca sin lactosa.
Crédito fotografía: 
Max pixel
El informe también indicó que todas presentan una “composición muy similar de los nutrientes intrínsecos de la leche”, como lo son las proteínas, las grasas, los hidratos de carbono y el calcio.

Un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (Odecu), apoyados por un fondo del Sernac, buscó determinar la composición y aporte nutricional de las leches blancas de vaca comercializadas en el país, con el objetivo de verificar el cumplimiento legal de su etiquetado.

Los resultados de la investigación arrojaron que todas aportan lo mismo, es decir, la investigación no logró establecer diferencias entre las marcas analizadas.

También estipularon que todas presentan una “composición muy similar de los nutrientes intrínsecos de la leche”, como lo son las proteínas, las grasas, los hidratos de carbono y el calcio.

En línea con lo anterior, se concluyó que “la elección estará dada por otros factores y características, ya sea el precio, el sabor, o que por ejemplo no contenga lactosa”.

En concreto, se analizaron 30 muestras: 24 de leche blanca líquida con lactosa y seis de leche líquida blanca sin lactosa. “Todas corresponden a las distintas marcas de leches de vaca, las más vendidas en el mercado chileno”, detallaron.

El único factor de diferenciación podría ser la presencia de algunos alérgenos como la soya y el gluten, para los consumidores que sufren de alergias o intolerancias.

Pero esta no es una práctica generalizada, ya que sólo Colún y Loncoleche apuntan al grupo celiaco, debido a que está certificado que producen leches libres de gluten.

No obstante, los realizadores del estudio indicaron que éste “no permite generar comentarios respecto a si existen diferencias en cuanto a las leches reconstituidas y a las no reconstituidas”.

Resultados

Lo primero que hicieron fue el análisis del rótulo de cada producto, en el cual se comprobó que en la categoría “entera”, sólo Loncoleche declaró que su producto es reconstituido. Por otro lado, sólo Colún admitió que la leche no es reconstituida.

En la versión “semidescremada”, Soprole y Colún indicaron que la leche no es reconstituida. Por el contrario, sólo Loncoleche declaró venderla reconstituida.

En cuanto a las “descremadas”, Loncoleche señaló que su producto es reconstituido y Soprole dijo lo opuesto. Las demás marcas no mencionaron nada al respecto.

A la hora de analizar aquellas leches “sin lactosa semidescremadas”, ninguna marca mencionó el estado del producto con la excepción de Loncoleche, que admitió que esta no es reconstituida.

Macronutrientes y grasas

En relación a los macronutrientes, en el caso de las proteínas por ejemplo, la situación se condice con los resultados anteriores: “independiente de la marca y del tipo de leche (entera, semidescremada, etc.), todas cumplen con lo que declaran en su etiquetado nutricional”, dijeron.

A la hora de analizar las grasas totales, en tanto, la mayoría cumple con lo que declaran, a excepción de las leches sin lactosa de Loncoleche, Soprole, Surlat, Jumbo y Lider, las que superaron el 20% del valor declarado en sus rótulos.

En lo que respecta a las grasas saturadas, en leche “entera” Calán y Jumbo; “semidescremada” Loncoleche, Soprole y Jumbo; y las “sin lactosa” Loncoleche, Soprole y Lider superaron el 20% del valor que declararon su envoltorio.

Para las grasas monoinsaturadas, en leches enteras, Jumbo está por debajo del 80%, incumpliendo lo que estipuló en su rótulo.

En relación a las grasas poliinsaturadas, Calán, Loncoleche y Jumbo, en la versión “entera”; y Soprole, en la versión “sin lactosa”; no cumplen con el 80% de lo que declararon en su etiquetado.

Finalmente, todas las marcas cumplen con lo que establecen en contenido de grasas trans. Aunque Calán y Soprole -en su versión “entera”- declararon tener valor cero, los análisis las encontraron en valores “muy bajos”, aseguraron.

Otros componentes

En cuanto a los hidratos de carbono, sólo Soprole incumplió lo estipulado en su etiquetado en su variedad descremada, con una variación mayor al 20% permitido del valor declarado.

Las leches sin lactosa, por su parte, efectivamente no contienen este tipo de azúcar. “La adicción de la enzima lactasa está siendo bien incorporada en estos productos”, señalaron.

Según el estudio, todas las marcas cumplieron en lo que declaran con respecto al calcio y fueron consideradas “buenas fuentes” de éste, independiente de la marca y el tipo.

Sin embargo, dos marcas incumplieron lo estipulado en sus rótulos en cuanto al mineral sodio.

Soprole tuvo mayores valores de éste en 100 milímetros “en las tres variedades de leche entera, semidescremada y descremada”. La segunda fue Colún que superó el 20% del valor del rótulo “en sus tipos entera, semidescremada y descremada”.

También se concluyó que todas las leches de vaca vendidas son inocuas para el consumo humano, en base a los resultados de los análisis microbiológicos y de acidez de la leche, en los que se evaluaron parámetros como la presencia de aflatoxina, recuento de aerobios mesófilos, entero bacterias, hongos y levaduras.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X