• Foto: Andrea Cantillanes
    Foto: Andrea Cantillanes
Ornatti fue el negocio afectado por el ilícito que indignó a quienes se dedican a la venta de joyas y que acusan que el delito sería común, por lo que exigen mayor presencia policial.

“Esto es preocupante para todos los que trabajamos aquí en el centro. Obvio que da miedo después que pasan estas cosas y una viene más insegura a trabajar”, dice Cecilia Schwarzenberg,  quien hace dos semanas se instaló con su negocio de decoración en calle O’Higgins, justo al lado de la joyería Ornatti, ubicada a la altura del 410, la que ayer fue desvalijada por antisociales. 


El hecho se produjo a eso de las 06:00 de la madrugada, cuando un grupo de sujetos rompió el candado de la reja, y luego las vitrinas, para llevarse todo lo que pudieron en el lapso de apenas 2 minutos.


Los involucrados eran un dos hombres y una mujer, los que, al cierre de esta edición, eran intensamente buscados por la policía.


De acuerdo a lo informado por Carabineros el avalúo de lo sustraído ascendería a unos 700 mil pesos en joyas de plata y fantasía, además de 50 mil pesos en efectivo. 

INDIGNACIÓN. “Definitivamente no podemos estar tranquilos. Eso es lo que da un poco de rabia e impotencia, pero, bueno, esperemos que Carabineros refuerce la vigilancia y estas cosas no se repitan”, expresa Cecilia Schwarzenberg. 


Y no es la única indignada. Claro, esta no es la primera vez que una joyería del centro es víctima de un robo. De hecho, serían frecuentes y, por lo mismo, en su minuto el gremio pensó en formar una agrupación separada de la Cámara de Comercio, para abordar la problemática y exigirle soluciones a la autoridad. Aquello no prosperó y el trabajo se ha estado realizando en conjunto con la Cámara. Sin embargo, ahora la idea vuelve a cobrar fuerza. Así lo manifiesta Angélica Escobar, de la Joyería Rolex, la que también sufrió un robo hace un par de meses. “La verdad es que no sería malo replantearse eso, porque cosas como esta te demuestran que la vigilancia que hay no es la óptima. Sobre todo el fin de semana donde yo prácticamente no veo a Carabineros”, indicó la locataria.


Desde la Joyería Galleguillos, ubicada en el Caracol Colonial, su dueño, Sergio Galleguillos enfatizó en el mismo punto y precisó que el accionar preventivo de Carabineros era insuficiente. “Aquí hay falta de eficiencia, porque esto ocurre en pleno centro y con la comisaría a tres cuadras, entonces es inaceptable. Esto es porque los delincuentes saben que pueden actuar a diestra y siniestra, ya que no hay vigilancia. Además, se supone que hay cámaras en todo el centro de La Serena, pero, ¿funcionan?, ¿serán útiles? Eso yo lo pongo en duda, porque si estuvieran en buen estado los delincuentes lo pensarían dos veces, pero no sirven de nada”, sostuvo Galleguillos. 

LA INVESTIGACIÓN. Con respecto a la investigación del robo, el mayor de la primera comisaría de La Serena, el comisario Ricardo Arriagada, precisó que se encuentran levantando la evidencia y periciando las imágenes de las que se dispone.  “El trabajo de la SIP y Labocar es fundamental en los resultados que podamos tener en esta investigación, porque había algunas evidencias que nos podrían ayudar a individualizar a estas personas para posteriormente capturarlos.

Además, se están analizando las cámaras de seguridad con las que cuenta el local, pero la imagen no es tan nítida, para poder tener claridad acerca de los rostros de las personas, ese es un inconveniente, pero buscaremos otra forma de identificar a las personas”, precisó el mayor. 


En relación a los reclamos de los joyeros, que aseguran que falta seguridad sobre todo durante las noches, el policía lo descarta de plano y afirma que el trabajo se está realizando. Sin embargo, hay hechos que son impredecibles. “Nosotros en ese sector y todo el sector tenemos implementada una gran dotación policial, por la gran cantidad de población flotante que hay, pero en la noche también estamos presentes. Tenemos una patrulla de la SIP (Sección de Investigación Policial) que trabaja de civil, y que a lo mejor es menos visible, pero para nosotros es mucho más efectiva porque tenemos una patrulla exclusiva para el centro. Así que no es efectivo que no haya seguridad, tenemos los resguardos constantes”, manifestó. 


El policía finalizó haciendo un llamado a los propios comerciantes y dueños de locales, para que también adopten medidas de seguridad básicas, ya que en este caso, pese a que había cámaras de seguridad, las imágenes eran muy poco nítidas y, además, el recinto ni siquiera contaba con alarmas. “La gente que tiene una joyería o un local en el centro de la ciudad, también tiene que invertir en resguardar su negocio. Debe contar con las alarmas correspondientes. Aquí no había nada de eso, entonces los delincuentes rompieron la puerta y el acceso inmediatamente se tornó fácil perpetrar el robo y llevarse las especies”, concluyó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X