A semanas de los comicios municipales, la autoridad regional en la materia, se refirió a la efectividad que tenía el voto obligatorio, al preocupante escenario político y a la falta de educación cívica en el país

En medio de un ambiente de desconfianza ciudadana y de los latentes cuestionamientos al Servicio Electoral, el director regional de la entidad, Francisco Villalobos da cuenta del panorama de la zona ante las irregularidades de domicilio electoral, que afectaron entre 15 a 20 mil personas en la región de Coquimbo.

En entrevista con El Día, confesó que las anomalías que aquejaron a un gran número de chilenos en el proceso electoral, “enturbiaron nuestro trabajo. Costó motivar a los funcionarios a realizar una labor de varias horas diarias, teniendo en cuenta el complejo escenario”. Si bien aún no tienen cifras exactas de quienes vieron vulnerado su derecho, informó que “la cantidad de formularios entregados, es decir la gente que advirtió un cambio electoral irregular, asciende a un total de 266 personas. A eso hay que sumarle las personas que informaron la situación a través de la página web del servicio”. En todo caso aseguró que  existe un compromiso institucional de poner en regla la situación.  “Las medidas que tomemos serán en un plano nacional. Todavía no está claro cómo vamos a trabajar porque quizás se van a requerir cambios legales, no lo sabemos. Estamos a la espera de las resoluciones”.

- Frente a la cifra histórica de abstención de estas elecciones, ¿se atribuyen responsabilidades?

“En relación a las irregularidades del padrón, obviamente éstas tuvieron un efecto en la abstención. Sin embargo, si el proceso se hubiera desarrollado al margen de estos problemas, yo creo que la abstención igual hubiera estado marcada, pero eso ya no es un problema del Servicio Electoral. Sobre la baja votación de la gente, yo no le achacaría incidencia al tema electoral”.

- ¿Cuál es su opinión sobre el voto obligatorio?

“Cuando estábamos bajo el amparo de la legislación del voto obligatorio y de la inscripción voluntaria, jamás tuvimos un reclamo respecto al padrón electoral. Teníamos un control absoluto y lo llevábamos de forma muy eficiente con gran satisfacción. Nunca tuvimos inconvenientes con los domicilios electorales, cuando éstos dependían exclusivamente de nosotros. Cuando se cambia el sistema legal de votación y se facilita la votación voluntaria con una inscripción electoral automática, se producen problemas, porque a mi juicio la intervención de otros servicios públicos produce irregularidades. Las irregularidades del padrón electoral se dieron porque intervino un organismo externo al servicio. En este sentido, el Registro Civil, no tenía la experiencia, ni el interés, ni la obligación de llevarlo a cabalidad”

-  ¿Considera que el voto voluntario perjudicó el proceso?

“Lamentablemente se produjo un problema que no tiene nada que ver con el procedimiento de un proceso electoral. A todos nos quedó la imagen de que fueron unas elecciones en que un gran número de personas vieron entorpecido su derecho a elegir. Suponiendo que nosotros hubiésemos tenido un padrón electoral íntegro, a lo mejor la abstención hubiera sido la misma, entonces ¿qué está fallando? El desinterés de la ciudadanía, fenómeno que se tiene que interpretar desde un punto de vista político”.  

- En el ámbito personal, ¿la situación del padrón significó un desgaste mayor en el proceso eleccionario?

“Obviamente sí, porque de alguna manera distraía la función principal. Para nosotros la elección municipal, técnicamente es la más difícil, desde el punto de vista de la organización. Nuestra misión en una elección electoral es que todo se vaya realizando de acuerdo a los plazos en base a un programa que vamos cumpliendo, y este problema del domicilio electoral, obviamente nos iba afectando en nuestras labores”.

- ¿Qué le pareció la disputa que se generó entre el Servel y el Registro Civil?

“Era importante mantener informada a la ciudadanía y en esta materia hay que actuar con la verdad. Nuestras autoridades superiores, tanto el presidente del consejo, como la directora subrogante, hicieron ver la situación que nos estaba afectando. Se actuó con la verdad y era necesario que así fuese ”.

- Bajo este escenario, el Servicio Electoral fue ampliamente cuestionado, ¿qué le parecieron las críticas?

“Hay que aceptarlo. Nos duele. No es grato que un servicio público que ha sido calificado de excelencia por décadas, ahora esté siendo cuestionado. Duele haber partido esta elección con ese estigma, pero las cosas hay que enfrentarlas con la verdad y dar la cara”.

- Existe desconfianza, por ejemplo en Paihuano se registra mayor cantidad de votantes que habitantes, ¿por qué se produce esto?

“Paihuano es un misterio, eso   lo vengo escuchando hace varias elecciones. Sin embargo, nadie ha reclamado formalmente al Servicio Electoral, no han puesto denuncias, de manera que es una materia que no se ha investigado.  Existe la mala práctica del acarreo electoral, entonces a lo mejor ha sido más notable ese vicio en la localidad de Paihuano y sería interesante que se investigara, pero alguien tendría que denunciarlo”.

- ¿Cómo se podría frenar el acarreo electoral?

“Es un tema superior, dice relación con la educación cívica de la ciudadanía y en eso como país hemos fallado.  Soy partidario de la educación cívica en el inicio de la educación, por ejemplo cuando los niños elijen al presidente de curso”.

- El PDD está analizando la opción de impugnar la elección de Hernán Ahumada, ¿qué podría pasar con este tema?

“Pueden hacerlo, pero según mi conocimiento, no habría habido reclamo en la instancia del colegio escrutador, pero aún así podría haberlo en el tribunal electoral regional, institución que es autónoma de nuestras funciones, de manera que no sé lo que va a suceder al respecto”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X